Secuelas después de una artroscopia de hombro

La artroscopia de hombro es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que trata sobre todo lesiones del manguito rotador, del labrum y del espacio subacromial del hombro. Las complicaciones de una artroscopia de hombro no son frecuentes y un procedimiento bien ejecutado y con una correcta indicación médica no debería dejar secuelas después de una artroscopia de hombro.

La artroscopia de hombro se considera un procedimiento quirúrgico muy seguro. Sin embargo, como cualquier intervención quirúrgica, no está exento de posibles complicaciones que deben considerarse antes de someterse a una operación del hombro.

Complicaciones y secuelas después de una artroscopia de hombro:

Riesgo de infección

Siempre que se somete una persona a una intervención, existe la posibilidad de sufrir una infección profunda o de la herida quirúrgica. Los datos actuales señalan que el 0.05% de personas operadas desarrollan algún tipo de infección.

El tratamiento de las infecciones postoperatorias puede requerir procedimientos quirúrgicos adicionales (desbridamiento) y un tratamiento antibiótico de larga duración.

Para evitar una infección en la artroscopia de hombro, se requiere una correcta profilaxis antibiótica (administrar antibiótico previo a la cirugía), y realizar el procedimiento bajo condiciones de esterilidad (libre de bacterias). Tras la operación de hombro, es fundamental seguir las recomendaciones de enfermería y tu médico para el cuidado de las heridas y evitar así posibles complicaciones.

Si tienes dudas, aquí te explicamos cómo ducharte después de una artroscopia de hombro.

Daño de un nervio en una artroscopia de hombro

La lesión nerviosa es una secuela después de la artroscopia de hombro poco común. El daño nervioso puede ser resultado de una excesiva tracción del hombro durante la artroscopia, o de la lesión de una raíz nerviosa durante el procedimiento.

Rigidez de hombro u hombro congelado

La rigidez de hombro después de una artroscopia, es una de las complicaciones más frecuentes.

secuelas artroscopia de hombro

Los pacientes que desarrollan una rigidez de hombro o un hombro congelado tienen dificultad para mover el hombro después de la operación. Entre las causas más frecuentes de pérdida de movilidad destacan:

  • Exceso de tejido cicatricial en la cápsula que envuelve la articulación.
  • Pérdida de elasticidad de los tejidos.
  • Acortamiento tendinoso tras la sutura de los tendones del manguito rotador.
  • Mal cumplimiento de la rehabilitación de hombro.

La rigidez de hombro se puede tratar realizando una “movilización forzada” bajo sedación, con fisioterapia o con una infiltración de corticoides. Muchos casos de hombro congelado tardan meses en resolverse de forma completa.

Fallo de la sutura o nueva rotura tendinosa

Una sutura puede fallar y es una posible secuela de una artroscopia de hombro. Aquellas roturas del manguito de grandes dimensiones y especialmente en personas mayores de 65 años tienen más riesgo de fracaso tras su reparación.

Los factores que más influyen en la cicatrización de los tejidos son el tabaco y enfermedades como la diabetes o el colesterol alto. El estado previo de los tejidos (atrofia, retracción, patrón de la rotura) también se han de tener en cuenta a la hora de valorar una posible cirugía.

En lo relativo a la rehabilitación del hombro después de una artroscopia, un mal cumplimiento de las indicaciones de tu fisioterapeuta o de tu médico tras la operación, pueden ser la causa de nuevas lesiones.

¿Te han operado del hombro?, aquí te explicamos cómo vestirse después de una artroscopia de hombro.

¿Te ha parecido útil?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario